¿Cómo adaptar sus hábitos durante la crisis de COVID-19?

How To Adapt Your Wellness Habits During the Coronavirus Crisis

La pandemia COVID-19 ha impactado profundamente cada área de nuestras vidas. A primera vista, la pérdida de peso individual y los hábitos de bienestar parecen ser una parte relativamente pequeña de ese impacto, en contraste con la salud pública y los estreagos económicos. Sin embargo, nuestros hábitos y perspectivas marcan una diferencia significativa en nuestra calidad de vida diaria, así como en nuestra salud a largo plazo.

¿Qué cambios se han producido en relación con el bienestar y la pérdida de peso de los estadounidenses en los últimos meses? ¿Cómo estos cambios darán forma a nuestro futuro individual y colectivo?

Una encuesta a 1.000 estadounidenses realizada en abril por Phentermine.com examinó estos temas en detalle. [​1​]

El 40% de los estadounidenses están menos enfocados en la pérdida de peso

A la luz de las preocupaciones globales inmediatas, el 40% de los estadounidenses afirman estar menos enfocados en la pérdida de peso ahora, que antes de la pandemia. Especialmente las personas con un índice de masa corporal (IMC) obeso reportan un menor interés en adelgazar. Sin embargo, el 28% de los encuestados se encontraron más preocupados en la actualidad por la pérdida de peso, tal vez debido al aumento de peso relacionado con la pandemia.

El gran aumento de las comidas caseras

Gracias al cierre de restaurantes y a los pedidos de comida casera, el 44,7% de los encuestados (especialmente los adultos jóvenes) están haciendo más comidas caseras.

A pesar de las perspectivas cambiantes sobre la importancia de la pérdida de peso, la mayoría de los estadounidenses informan que su dieta se ha mantenido igual o ha mejorado durante el cierre global. Sólo el 21% de los encuestados dicen que están comiendo peor ahora que antes del brote. Con un 20% de los encuestados que afirman haber aumentado la cantidad de veces que meriendan.

El 75% de los estadounidenses adoptaron nuevos hábitos relacionados con el bienestar

Los estadounidenses dicen darle más importancia a la salud mental y el auto cuidado. Más del 75% afirma haber adoptado al menos un nuevo hábito relacionado con el bienestar durante la pandemia. 

El 27% de los encuestados informan que duermen más gracias al aumento del tiempo de inactividad. El estudio también mostró un aumento en los hábitos como la práctica de yoga, tomar té y realizar ejercicios cardiovasculares.

Cabe señalar que los encuestados de mayor edad y los que tenían un IMC de sobrepeso u obesidad tenían más probabilidades de informar de una disminución de la actividad física.

Cook more meals

¿Qué significa esto para usted?

Podemos utilizar los resultados de esta encuesta para reflexionar sobre cómo nuestros propios hábitos y perspectivas han cambiado debido al coronavirus, y para evitar algunos de los errores comunes que los datos ilustran. La conciencia es clave en el cambio y la formación de hábitos [2]. Considere la posibilidad de implementar las siguientes sugerencias cuando sea apropiado:

1. Cocinar más en casa

Este es un momento ideal para mejorar la funcionalidad y la organización de su cocina, trabajar en sus habilidades culinarias, y reclutar a su familia para hacer comidas caseras. Si ya está haciendo esto, ¡siga adelante! Es una de las mejores maneras de mantenerse en forma y nutrido sin importar las circunstancias [3].

Si le intimida la idea de cocinar, considere la posibilidad de probar una clase o un curso de cocina en línea o explora las opciones del kit de comidas para una forma amigable para principiantes de adquirir nuevas habilidades.

2. Siga un programa de meriendas

Cuando está en casa rodeado de snacks, sin una rutina externa impuesta por el trabajo u otras responsabilidades, el exceso de bocadillos parece inevitable. Desafortunadamente, la mayoría de los refrigerios tienen un alto contenido de grasa, azúcar y sodio. Esto significa que el azúcar en la sangre se desploma, disminuye la saciedad y puede causar trastornos digestivos.

Si bien es probable que el recorte total de las golosinas sea contraproducente, considere la posibilidad de crear un programa de meriendas controladas para ayudar a minimizar el consumo excesivo. Otras reglas, como sólo comer en la mesa mientras se está sentado, o no comer después de la cena, también pueden ayudar a frenar los malos hábitos. Asegúrese de comer comidas equilibradas para satisfacer las necesidades de macro y micronutrientes de su cuerpo.

Este puede ser un buen momento para trabajar a distancia con un dietista, entrenador de nutrición o médico para ayudarle a determinar los tamaños de las porciones y los límites de calorías apropiados para sus objetivos de salud individuales. La orientación y supervisión externas pueden ser particularmente útiles cuando la vida parece tan caótica.

3. Minimizar la dependencia de la comida para llevar

Algunos encuestados informaron de un aumento de la dependencia de la comida para llevar y de la entrega de alimentos debido al cierre de restaurantes. Si bien esto no es un hábito completamente malo, es más probable que la comida para llevar contenga altos niveles de sodio, grasas saturadas, azúcar y carbohidratos refinados. Intente elegir opciones más saludables, y no lo convierta en un hábito diario. Incluso el simple hecho de comprobar las calorías de sus comidas favoritas para llevar puede abrirle los ojos. Intente dividir una comida con otro miembro de la familia o dividirla en dos comidas para minimizar el impacto calórico.

4. Sea creativo con los alimentos enlatados, congelados y estables en la estantería

Las personas encuestadas informaron de que sus decisiones en materia de alimentación se ven actualmente afectadas por la limitada capacidad de los alimentos frescos (y la preocupación por la posible contaminación de los alimentos frescos). Afortunadamente, se puede seguir una dieta saludable aunque se dependa de alimentos envasados. Abastézcase de vegetales congelados y proteínas magras, frijoles enlatados y granos enteros secos y hágalos los puntos centrales de su dieta, tratando los productos frescos y los lácteos como guarniciones para agregarles sabor e interés.

5. Considere la posibilidad de aumentar su actividad

Es fácil ser sedentario en casa y puede que tenga que esforzarse para mantenerse activo. Emplee los muchos recursos de entrenamiento en línea disponibles ahora y trabaje para encontrar un estilo de entrenamiento que disfrute. 

Según los resultados de la encuesta, esto es de especial importancia si usted es mayor, tiene sobrepeso o es obeso, ya que es menos probable que busque una buena forma física sin algún tipo de estímulo y motivación adicional.

Muchos profesionales ofrecen sesiones de video a distancia si se necesita responsabilidad y orientación.

Daily step goal

6. Establezca una meta de pasos diarios

La inactividad surge naturalmente de un estilo de vida más casero. A menos que viva en una casa gigantesca, simplemente no necesita moverse tanto como lo haría normalmente para completar sus responsabilidades diarias. Esto afecta a nuestra salud mental y física.

Utilice la función de seguimiento de pasos de tu teléfono o smartwatch para determinar cuántos pasos está dando actualmente, y trabaje para aumentarlos en 2000 pasos por día. Una vez que se sienta fácil, ¡repetidlo! Caminar es accesible para casi todo el mundo, no es tan agotador como muchas formas de ejercicio, y es genial para la salud mental y física [4]. Además, es fácil incluir a toda la familia.

7. Hable con su médico sobre su peso

La encuesta sobre el coronavirus que aparece en este artículo ilustró que las personas con sobrepeso u obesas tienen más probabilidades de reportar una disminución en el interés por la pérdida de peso y la actividad física. Esto podría conducir a una mayor susceptibilidad a las enfermedades cardiovasculares y a la diabetes. [​6​]

Si le preocupa su peso, programe una cita médica a distancia para hablar con un profesional médico.

8. Sea consistente con sus nuevos hábitos

Si está entre el 75% que ha adoptado nuevos hábitos saludables durante la cuarentena, ¡es genial! Una vez que la novedad inicial desaparece, sin embargo, la consistencia se convierte en un reto. Comprométase con los hábitos que más disfruta para obtener beneficios continuos.

Aliste a un amigo o familiar para que le ayude o participe en un desafío semanal o mensual. Lleve un rastreador visual en su teléfono o en una pizarra también es útil.

Recuerden que esta es una experiencia sin precedentes para todos nosotros. Hay oportunidades tanto para mejorar como para dañar su salud y bienestar durante la pandemia. Haga lo que pueda para adquirir hábitos positivos mientras se trata con amabilidad y compasión.

Referencias

1. Cohen, S. (2020, 22 de abril). Estudio: Pérdida de peso y bienestar durante COVID-19. Obtenido de https://www.phentermine.com/news/weight-loss-wellness-covid-19/

2. 2. Traiga la conciencia a sus hábitos para un cambio duradero. (2016, 15 de marzo). Obtenido de https://www.newharbinger.com/blog/bring-awareness-your-habits-lasting-change

3. Mills, S. (2017, 17 de agosto). Frecuencia de consumo de comida casera y beneficios potenciales para la dieta y la salud: análisis transversal de un estudio de cohorte basado en la población. Obtenido de https://ijbnpa.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12966-017-0567-y

4. Mull, A. (2019, 31 de mayo). No es necesario que camines 10.000 pasos cada día. Obtenido de https://www.theatlantic.com/health/archive/2019/05/10000-steps-rule/590785/

5. Achttien, R. (n.d.). Los síntomas de la depresión se asocian con la inactividad física pero no se modifican por el sexo o la presencia de una enfermedad cardiovascular; un estudio transversal. Obtenido de https://bmccardiovascdisord.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12872-019-1065-8

6. Mull, A. (2019, 31 de mayo). No es necesario que camines 10.000 pasos cada día. Obtenido de https://www.theatlantic.com/health/archive/2019/05/10000-steps-rule/590785/


0 comments